Blog

Seis más uno de los ingredientes de la felicidad

Los ingredientes de la felicidad no forman parte de una receta mágica, sino que son  fruto del sentido común.  No es un arrebato de euforia a lo que muchas veces llamamos felicidad, sino un estado positivo del alma, una actitud armónica y equilibrada frente a la realidad que nos trae paz interior y buena disposición ante la vida.

No conozco a nadie que no quiera ser feliz, pero no siempre sabemos definir qué es exactamente la felicidad, muchas veces la asociamos con conseguir algo, ya sea material o inmaterial, y la verdad es que crece en nuestro interior y los ingredientes están al alcance de todas las personas.

 

Así es que la felicidad ni se obtiene ni se pierde sino que es una actitud que se construye por lo que es importante ver qué es lo que nos la proporciona.

 

Hay muchas personas que no tienen claro lo que puede hacerlas felices. El primer paso es no sobredimensionar los sufrimientos y confiar en la capacidad de resiliencia para gestionar el sufrimiento.

Si la felicidad es una actitud que construimos, reflexionemos en algunos de sus ingredientes más que accesibles si nos lo planteamos como un objetivo.

Componentes de la Felicidad

1. Perdonarnos 

Todos cometemos errores y nos equivocamos, finalmente a través de ellos aprendemos y crecemos, y en vez de culparnos por nuestros errores y fracasos debemos aprender a renunciar a esa culpa que nos convierte en seres infelices e inseguros. Mirar los errores como parte del resultado del que se esfuerza y los fracasos como intentos es una visión más realista y saludable.

2. Experimentar

Tendemos a construir rutinas y modos de vida repetitivos y si bien es cierto que nos ayuda a sentirnos seguros también nos abocan al sentimiento de estancamiento. Debemos dejar espacio para enfrentarnos a lo nuevo y salir de nuestra zona de confort que nos ayudará a descubrir nuevas habilidades y a conocernos mejor.

3. Actividad física

El impacto del ejercicio sobre la mente y el estado de ánimo es enorme pues cuando realizamos deporte aumentan nuestros niveles de dopamina, serotonina y endorfinas y esto regula nuestro estrés, ansiedad, bienestar… El ejercicio semanal previene de estados anímicos negativos.

4. Simplificar nuestra vida

Dejar de acumular cosas, compromisos, información… que llenan nuestro día a día de complicaciones innecesarias para recuperar nuestras verdaderas prioridades.

La vida es como un buen plato: cuando los ingredientes son pocos y de alta calidad, apenas necesita preparación y se disfruta más.

Siguiendo el principio de Pareto el 20 por ciento de las cosas son las que nos aportan el 80 por ciento de la felicidad.

5. Amistades constructivas

Los amigos de verdad nos hacen fuertes, nos ayudan a ser mejores personas y se basan en dar y recibir recíproca y desinteresadamente, siempre buscando impulsar el bien y el progreso del otro.

6. Agradece

La gratitud es una virtud que genera grandes beneficios a quien la experimenta. Quien valora lo bueno que hay en su vida y da gracias por ello, quien aprecia los gestos de bondad de los que le rodean y los agradece expresamente, siempre se sentirá amado.

7. Autocontrol

Es la capacidad de dirigir nuestra vida, nuestras acciones. Nos ayuda a no dejarnos llevar automáticamente por el impulso de lo que sentimos en cada momento y a dejar distancia entre el estímulo recibido y nuestra respuesta procesada libremente.

 

Nosotros mismos somos los dueños de nuestra dicha

Dan Gilbert, psicólogo social, Tropezar con la felicidad asegura haber encontrado esta receta, desafía la idea de que somos desdichados si no tenemos lo que queremos. Nuestro “sistema inmunológico psicológico” nos hace sentir verdaderamente felices incluso si las cosas no salen como lo planeado.

 

 

Prácticas cotidianas que puedes realizar

Recuerda que es muy importante que tengas la VOLUNTAD DE QUERER DISFRUTAR DE LA VIDA pues la felicidad es un estado que vas construyendo paso a paso, día a día.

Haz el Test de la Felicidad, conoce tu salud emocional… y genera tu ¡FELICIDAD!