Blog

Hablando con el corazón

¿Has observado que cuando estamos lejos de alguien llamamos a gritos para que nos oiga, y cuando hablamos con ternura lo hacemos suavemente? Hay personas que estando al lado hablan gritando al otro.

Cuando la forma de dirigirnos al otro es con gritos y paulatinamente vamos subiendo el tono de voz y la intensidad de los ademanes vamos separando los corazones 💕 no sólo los cuerpos, que también lo hacemos. Hemos conectado desde la impaciencia, el fastidio, el juicio negativo del proceder del otro, o simplemente no hemos conectado, si se acerca a decir algo, seguimos en lo que estamos que es más interesante.

Al leer estas líneas, se te habrán venido diversas ideas espontáneas TE PROPONGO UN RETO.
1. Anota en un cuaderno especial con un boli de color estas ideas espontáneas en forma de columna.
2. Estate atento a tu REACCIÓN interior cuando se te acerca alguien a lo largo del día y constata tus pensamientos, tus sentimientos, tus emociones, tu modo de comunicarte… Anótalo en tu cuaderno: se me acercó N y mi proceder fue…. mi reacción primera, mi juicio, mi reacción corporal, mi tono de voz, la atención que le presté….. También haciendo una lista hacia abajo.
3. Al estilo de Benjamín Franklin, en la noche antes de acostarte revisa lo escrito, lo vivido y analízalo a la luz del aprendizaje del hablar con el corazón, sin gritos. ¿Cómo es mi relación con las diferentes personas que he tratado hoy? ¿A qué lo atribuyo? ¿Qué puedo cambiar yo?… Anotalo a la derecha del registro de cada una.
4. Visualiza a la persona con la que hayas tenido dificultades con 5 de sus cualidades y piensa en el aprecio primero que le hayas tenido. ¿Qué surge en tu interior?
5. Relaciónate con ella desde esta nueva perspectiva. Es cuestión de consciencia y ejercicio pero paulatinamente irás viendo el cambio. No te olvides de registrarlo en tu cuaderno 📔.
Nos vemos en una semana. Comparte tus experiencias en @familiayemocionesfelices #rosagemmaintervenciones.