Categoría: Niños PAS

Orquídeas vs Dientes de León

Un artículo en la revista Atlantic informa sobre una nueva teoría de que los genes que predisponen a las personas a la ansiedad, la depresión y los problemas de comportamiento, también parecen dotar a las personas de un enorme potencial.

De acuerdo con esta hipótesis de la orquídea:

“Los genes  pueden crear disfunción en contextos desfavorables, pero también pueden mejorar la función en contextos favorables. Las sensibilidades genéticas a la experiencia negativa … son solo la desventaja de un fenómeno mayor: una mayor sensibilidad genética a toda experiencia “.

Según la teoría, la mayoría de los niños son “dientes de león” que prosperarán en casi cualquier lugar; pero algunos niños son “orquídeas” que “se marchitarán si son ignorados o maltratados, pero florecerán espectacularmente con el cuidado del invernadero”.

Un creciente cuerpo de investigación apoya esta propuesta, mostrando que los niños “orquídeas” realmente superan a sus contrapartes “diente de león” cuando se exponen a intervenciones positivas.

 

Por ejemplo, un estudio mostró que los niños con una predisposición genética al TDAH mejoraron su comportamiento significativamente más en respuesta a la intervención positiva que sus compañeros sin la predisposición.

La hipótesis de la orquídea proporciona una explicación poderosa para un rompecabezas evolutivo:

“Si las variantes de ciertos genes crean principalmente disfunción y problemas, ¿cómo han sobrevivido a la selección natural? …  aproximadamente una cuarta parte de todos los seres humanos portan la variante genética mejor documentada para la depresión, mientras que más de una quinta portan la variante que … está asociada con comportamientos externalizantes, antisociales y violentos, así como TDAH, ansiedad y depresión.”

 

De acuerdo con la hipótesis de las orquídeas, los niños “orquídeas” realizan una función evolutiva invaluable:

“Los muchos dientes de león en una población proporcionan una estabilidad subyacente. Mientras tanto, las orquídeas menos numerosas pueden fallar en algunos entornos, pero pueden sobresalir en las que les convienen. … Juntos, los dientes de león constantes y las orquídeas mercuriales ofrecen una flexibilidad adaptativa que ninguno de los dos puede proporcionar solo. Juntos, abren un camino hacia logros individuales y colectivos que de otro modo serían inalcanzables ”.

 

Las orquídeas criadas en el entorno adecuado aceleran el progreso evolutivo y la adaptación. ¿Y qué podemos extraer de esta conclusión? Pues, que la crianza de los hijos es crucial.

“Con un mal ambiente y una mala crianza de los hijos, los niños “orquídeas” pueden terminar deprimidos, drogadictos o en la cárcel, pero con el ambiente adecuado y una buena crianza de los hijos, pueden convertirse en las personas más creativas, exitosas y felices de la sociedad”.

Además un intrigante estudio realizado por investigadores de la Universidad Stony Brook puede ayudar a explicar a los niños orquídeas, mostrando que las personas que son “altamente sensibles” tienen “diferencias subyacentes […] en la atención del cerebro a los detalles”, según un artículo en physorg.com. Los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional  para mostrar que las personas altamente sensibles a las que se les pidió que compararan dos imágenes “mostraron una activación significativamente mayor en las áreas del cerebro involucradas en asociar la entrada visual con otra entrada al cerebro y con la atención visual” en comparación con sus pares menos sensibles.

El artículo señala que “varios investigadores están descubriendo que los niños que son muy sensibles y criados en un ambiente estresante son propensos a la ansiedad y la depresión … Sin embargo, cuando se crían en un ambiente enriquecido y de apoyo, aquellos con esta ‘susceptibilidad diferencial’ son en realidad más felices, más saludables y más hábiles socialmente que otros “. El artículo explica que” en ambos resultados, parece que los niños sensibles prestan más atención a las señales sutiles que indican … lo que otros piensan y sienten “.

El estudio fue realizado por Jadzia Jagiellowicz, Xiaomeng Xu, Arthur Aron y Elaine Aron en la Universidad Stony Brook, junto con Guikang Cao y Tingyong Feng de la Universidad del Sudoeste, China y Xuchu Weng de la Academia de Ciencias de China, Beijing, China y fue publicado en Neurociencia Social Cognitiva y Afectiva.

Las orquídeas, tal vez las flores más hermosas, pero que, sin un entorno
delicadamente equilibrado y sin cuidados intensos, no pueden desarrollar
todo su potencial.

Y los dientes de león, aquellas hierbas perennes tan familiares capaces de
arraigar en cualquier terruño; no dan las flores más bellas, aunque podemos estar seguros de que medrarán
cualesquiera que sean las condiciones que encuentren en su entorno.