Artículos por: comunicacion

¿Cómo funcionan las emociones?

¿Qué causan las emociones?

Trata de recordar la última vez que tuviste miedo,

¿qué estabas pensando?

Nuestras emociones a menudo están causadas por nuestros pensamientos. A veces, las personas también podemos sentir más de una emoción al mismo tiempo (como sentirse emocionados y asustados de subirse a una montaña rusa). Esto significa que dos personas podrían estar en la misma situación, pero podrían sentir emociones diferentes porque tienen pensamientos diferentes.

Tal vez lo hayas notado con tus propios amigos y familiares.

Por ejemplo, imagina que dos personas estaban en la casa de un vecino y este vecino tenía un perro. Una persona podría pensar: “¡Este perro podría lastimarme!” Y sentir miedo. Esto podría suceder si esa persona nunca tuvo un perro mascota antes.

La otra persona podría pensar, “¡Oh, qué lindo perro!” Y sentirse feliz. Esto podría suceder si esa persona creció teniendo perros como mascotas.

Esto muestra cómo, si dos personas han tenido diferentes experiencias, podrían tener diferentes pensamientos y emociones en la misma situación.

Leer más

Orquídeas vs Dientes de León

Un artículo en la revista Atlantic informa sobre una nueva teoría de que los genes que predisponen a las personas a la ansiedad, la depresión y los problemas de comportamiento, también parecen dotar a las personas de un enorme potencial.

De acuerdo con esta hipótesis de la orquídea:

“Los genes  pueden crear disfunción en contextos desfavorables, pero también pueden mejorar la función en contextos favorables. Las sensibilidades genéticas a la experiencia negativa … son solo la desventaja de un fenómeno mayor: una mayor sensibilidad genética a toda experiencia “.

Según la teoría, la mayoría de los niños son “dientes de león” que prosperarán en casi cualquier lugar; pero algunos niños son “orquídeas” que “se marchitarán si son ignorados o maltratados, pero florecerán espectacularmente con el cuidado del invernadero”.

Un creciente cuerpo de investigación apoya esta propuesta, mostrando que los niños “orquídeas” realmente superan a sus contrapartes “diente de león” cuando se exponen a intervenciones positivas.

 

Por ejemplo, un estudio mostró que los niños con una predisposición genética al TDAH mejoraron su comportamiento significativamente más en respuesta a la intervención positiva que sus compañeros sin la predisposición.

La hipótesis de la orquídea proporciona una explicación poderosa para un rompecabezas evolutivo:

“Si las variantes de ciertos genes crean principalmente disfunción y problemas, ¿cómo han sobrevivido a la selección natural? …  aproximadamente una cuarta parte de todos los seres humanos portan la variante genética mejor documentada para la depresión, mientras que más de una quinta portan la variante que … está asociada con comportamientos externalizantes, antisociales y violentos, así como TDAH, ansiedad y depresión.”

 

De acuerdo con la hipótesis de las orquídeas, los niños “orquídeas” realizan una función evolutiva invaluable:

“Los muchos dientes de león en una población proporcionan una estabilidad subyacente. Mientras tanto, las orquídeas menos numerosas pueden fallar en algunos entornos, pero pueden sobresalir en las que les convienen. … Juntos, los dientes de león constantes y las orquídeas mercuriales ofrecen una flexibilidad adaptativa que ninguno de los dos puede proporcionar solo. Juntos, abren un camino hacia logros individuales y colectivos que de otro modo serían inalcanzables ”.

 

Las orquídeas criadas en el entorno adecuado aceleran el progreso evolutivo y la adaptación. ¿Y qué podemos extraer de esta conclusión? Pues, que la crianza de los hijos es crucial.

“Con un mal ambiente y una mala crianza de los hijos, los niños “orquídeas” pueden terminar deprimidos, drogadictos o en la cárcel, pero con el ambiente adecuado y una buena crianza de los hijos, pueden convertirse en las personas más creativas, exitosas y felices de la sociedad”.

Además un intrigante estudio realizado por investigadores de la Universidad Stony Brook puede ayudar a explicar a los niños orquídeas, mostrando que las personas que son “altamente sensibles” tienen “diferencias subyacentes […] en la atención del cerebro a los detalles”, según un artículo en physorg.com. Los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional  para mostrar que las personas altamente sensibles a las que se les pidió que compararan dos imágenes “mostraron una activación significativamente mayor en las áreas del cerebro involucradas en asociar la entrada visual con otra entrada al cerebro y con la atención visual” en comparación con sus pares menos sensibles.

El artículo señala que “varios investigadores están descubriendo que los niños que son muy sensibles y criados en un ambiente estresante son propensos a la ansiedad y la depresión … Sin embargo, cuando se crían en un ambiente enriquecido y de apoyo, aquellos con esta ‘susceptibilidad diferencial’ son en realidad más felices, más saludables y más hábiles socialmente que otros “. El artículo explica que” en ambos resultados, parece que los niños sensibles prestan más atención a las señales sutiles que indican … lo que otros piensan y sienten “.

El estudio fue realizado por Jadzia Jagiellowicz, Xiaomeng Xu, Arthur Aron y Elaine Aron en la Universidad Stony Brook, junto con Guikang Cao y Tingyong Feng de la Universidad del Sudoeste, China y Xuchu Weng de la Academia de Ciencias de China, Beijing, China y fue publicado en Neurociencia Social Cognitiva y Afectiva.

Las orquídeas, tal vez las flores más hermosas, pero que, sin un entorno
delicadamente equilibrado y sin cuidados intensos, no pueden desarrollar
todo su potencial.

Y los dientes de león, aquellas hierbas perennes tan familiares capaces de
arraigar en cualquier terruño; no dan las flores más bellas, aunque podemos estar seguros de que medrarán
cualesquiera que sean las condiciones que encuentren en su entorno.

7 Características del adolescente con identidad

Pensando en el tema de nuestro diálogo para esta semana, me pareció importante seguir con los elementos que influyen en la persona y contribuyen a forjarla. Ya hemos hablado del buen carácter; ahora nos encontramos con algo tan trascendente y profundo como la Identidad propia ¿quién soy yo?.

Esa pregunta todos nos hacemos con cierta frecuencia a lo largo de la vida. Nos es vital reconocernos, en ello va nuestra seguridad personal. Estoy segura de que coincidimos en que se trata del cimiento del edificio de nuestro yo.

Leer más

Seis más uno de los ingredientes de la felicidad

Los ingredientes de la felicidad no forman parte de una receta mágica, sino que son  fruto del sentido común.  No es un arrebato de euforia a lo que muchas veces llamamos felicidad, sino un estado positivo del alma, una actitud armónica y equilibrada frente a la realidad que nos trae paz interior y buena disposición ante la vida.

No conozco a nadie que no quiera ser feliz, pero no siempre sabemos definir qué es exactamente la felicidad, muchas veces la asociamos con conseguir algo, ya sea material o inmaterial, y la verdad es que crece en nuestro interior y los ingredientes están al alcance de todas las personas.

 

Así es que la felicidad ni se obtiene ni se pierde sino que es una actitud que se construye por lo que es importante ver qué es lo que nos la proporciona.

 

Hay muchas personas que no tienen claro lo que puede hacerlas felices. El primer paso es no sobredimensionar los sufrimientos y confiar en la capacidad de resiliencia para gestionar el sufrimiento.

Si la felicidad es una actitud que construimos, reflexionemos en algunos de sus ingredientes más que accesibles si nos lo planteamos como un objetivo.

Leer más

Hablando con el corazón

¿Has observado que cuando estamos lejos de alguien llamamos a gritos para que nos oiga, y cuando hablamos con ternura lo hacemos suavemente? Hay personas que estando al lado hablan gritando al otro.

Cuando la forma de dirigirnos al otro es con gritos y paulatinamente vamos subiendo el tono de voz y la intensidad de los ademanes vamos separando los corazones 💕 no sólo los cuerpos, que también lo hacemos. Hemos conectado desde la impaciencia, el fastidio, el juicio negativo del proceder del otro, o simplemente no hemos conectado, si se acerca a decir algo, seguimos en lo que estamos que es más interesante.

Leer más

Recursos para el buen carácter

 

Lo que podemos considerar un buen carácter es un carácter con muchos recursos íntimos, con capacidades que nos ponen en condiciones favorables para alcanzar tanto la felicidad como la dignidad, nos permiten elegir las metas adecuadas y soportar el esfuerzo en su conquista, nos impulsan a recuperarnos de los fracasos, a resolver los problemas, a valorar las cosas adecuadamente.

Estos recursos pueden ser psicológicos, morales, hábitos adquiridos…

En un mundo cambiante, globalizado y veloz tenemos que educar las capacidades personales para enfrentarse con situaciones imprevisibles. Como no podemos proporcionar a nuestros hijos o a nuestros alumnos la respuesta a problemas que no conocemos, sólo podemos fomentar esa capacidad para analizarlos y resolverlos cuando les lleguen.

“La felicidad es el resultado de vivir ejercitando los grandes recursos personales, de la misma manera
que escribir bien es el resultado de desplegar los talentos literarios”.

José Antonio Marina.

Leer más

La única manera de tener buen carácter

Imagen de Oldiefan en Pixabay

La grafología actual ha podido descifrar los rasgos característicos del carácter de las personas estudiando los opuestos definidos por Aristóteles.

Según la Real Academia de la Lengua Española de grafo- y -logía es:

” 1. f Arte que pretende averiguar, por las particularidades de la letra, cualidades psicológicas de quien la escribe.”

Así como nuestra letra muestra nuestro ser más natural, todo nuestro proceder nos retrata y muchas veces ni siquiera nos damos cuenta. Incluso pensamos que damos el pego cuando nos mostramos como queremos ser vistos, con nuestro mejor “traje”, pero se nos ve el cobre…

 

Leer más

¿Cómo puedo influir en MÍ?

Tres preguntas clave

¿Cómo puedo influir sobre mis deseos?

¿Cómo puedo influir sobre los incentivos?

¿Cómo puedo influir sobre los factores que facilitan la decisión?

¿Cuál es la función de las emociones para una vida ecológica?

Estrechamente relacionadas con la motivación están las emociones y los sentimientos.

Los expertos nos dicen que las emociones son universales y básicas. El dolor, el placer, el miedo, la furia, la alegría, la tristeza, la sorpresa, el asco… Sobre ellas se construyen sentimientos variados que en cada cultura se han modulado de diferentes maneras.

Sentimientos y emociones nos dicen cuál es el estado de nuestro organismo, cómo están nuestros deseos y nuestras motivaciones en su choque con la realidad. Si se están cumpliendo experimento satisfacción y si no se cumplen, decepción. Si pierdo el objeto de mis deseos siento tristeza y si la pérdida es definitiva puedo verme invadido por la desesperanza. El miedo me advierte de la presencia de un peligro. La furia de un obstáculo o agresión.

Así, cada emoción dejada a sí misma provoca un sentimiento según hayan sido las experiencias anteriores; y cada sentimiento despierta un deseo que impulsa a una determinada acción:

  • El miedo a huir.
  • La tristeza a recluirme y llorar.
  • La alegría a saltar.
  • La ira a acometer.

Las emociones están orientadas a la acción y, frente a un acontecimiento inesperado, fortalecen y animan a un cambio alterando las prioridades que tenemos.

Leer más